¿Cómo puede una familia matricular a su hijo en un centro del que no ha oído hablar? ¿Por qué los progenitores van a elegir una escuela si no conocen las ventajas y servicios que ofrece? ¿Hasta qué punto va a atraer el talento un colegio si no es capaz de enviar el mensaje adecuado?

La comunicación como clave para vender el centro educativo

El sector educativo está plagado de relaciones interpersonales entre los distintos actores (padres, madres, alumnos, profesores, equipo directivo…) y, por tanto, la comunicación está presente en cualquier ámbito de la actividad formativa: la programación de actividades, las reuniones de evaluación de fin de curso, la entrevista con una familia para exponerle la evolución de un alumno; la explicación del centro durante una jornada de puertas abiertas; la fijación de un código de conducta interno; la propuesta de un docente al equipo directivo; la redacción de un folleto publicitario sobre el nuevo curso; la publicación de un tweet sobre el plazo de matrícula…

New Call-to-action

Como consecuencia, el éxito de promocionar o, dicho de forma coloquial, vender un centro educativo gira en torno a la comunicación. Es la capacidad del equipo directivo de transmitir los valores, proyectos y beneficios de la institución lo que determinará la mayor o menor captación de alumnado.

En un mercado cada vez más competitivo, con una mayor oferta y un refuerzo de los planes de marketing educativo, los centros formativos no pueden esperar a ser localizados por las familias, sino que deben salir a buscar nuevos alumnos, situándose la comunicación como el vehículo para convencer a los progenitores.

“El marketing se está convirtiendo en una batalla basada más en la información que en el poder de las ventas”. Philip Kotler, economista y experto en marketing estadounidense.

Conseguir una comunicación, tanto interna como externa, contribuye a la consecución de los siguientes objetivos:

  • Aportar presencia a la institución educativa. ¿Por qué la mayoría de personas conocen la Universidad de Harvard o han escuchado hablar del método Montessori? Aun cuando estos ejemplos no sean una opción para una familia, el trabajo de comunicación que hay detrás los convierte en casos notorios y conocidos. Esto, a su vez, mejora la reputación de las instituciones, que se convierten en buenas opciones para aquellos ciudadanos que sí estén interesados en las mismas.
  • Difundir las actividades del centro. Sin una estrategia de comunicación, cualquier iniciativa -por innovadora que resulte- tendrá escaso labora en relación a la captación de alumnado. Transmitir los proyectos que se están ejecutando a toda la comunidad educativa es una excelente fórmula para vender el centro educativo.
  • Ampliar el número de potenciales clientes al que llega el colegio o instituto. Gracias a las redes sociales e internet, la comunicación digital permite al equipo directivo trasladar su mensaje más allá de su radio de acción físico. De este modo, el centro conseguirá llegar a más personas y, si desarrolla un correcto plan estratégico, aumentará las matriculaciones.

Tampoco podemos dejar de lado otros métodos de difusión y comunicación que resultan más comunes, pero tal vez menos convencionales para las instituciones educativas. Estamos hablando de la publicidad en radio y televisión. Por supuesto esta opción requiere una inversión elevada pero no puedes dejar de contemplarla en tu plan. Desde Educaweb queremos mostrarte un ejemplo de anuncio de televisión que hemos creado; verás como la clave está en ser directos, originales y sencillos: menos es más. Y sobretodo: apela a tu target.

  • Mejorar la cohesión de la comunidad educativa. Familias informadas de lo que hacen sus hijos, profesores conscientes de cuáles son los objetivos marcados; alumnos al día de las actividades disponible… La comunicación también refuerza la relación de los centros educativos y su entorno, favoreciendo la fidelización de los estudiantes y propiciando la atracción de nuevos pupilos y profesionales.
  • Impulsar la mejora continua. Dado que el acto de comunicar debe ser bidireccional, las instituciones educativas obtienen a través del envío de su mensaje, una retroalimentación enriquecedora para el funcionamiento del centro. Habilitar canales de comunicación, donde la comunidad educativa y la sociedad en general puedan aportar sus quejas, sugerencias y propuestas, facilita la obtención de una información de suma relevancia para la mejora continua, convirtiendo al centro en un referente del sector atractivo para el público.
New Call-to-action