Uno de los errores más comunes por parte de los centros es encargar la creación de la web a una empresa externa sin indicarle las funciones, contenidos y objetivos que se quieren conseguir con la misma. Es como pedir a un sastre la confección de un vestido sin darle las medidas que tenemos, el color que queremos, el estilo que nos gusta y en qué contexto lo llevaremos.

Por ello, salvo que la empresa contratada o la propia institución educativa disponga también de un departamento de marketing que desarrolle la estrategia del centro, los equipos directivos deben tener unos conocimientos mínimos sobre cuáles son los contenidos que debe incorporar la página web y las pautas que deben marcar el diseño.

New Call-to-action

El mensaje

Las mejores web de centros educativos son aquellas que ofrecen material valioso y de interés para los visitantes. ¿Cómo se consigue esto?

  • Con contenidos actualizados. ¿Qué imagen va a dar el centro si recoge información del curso anterior y no del actual? Todos los documentos y datos deben estar al día.
  • Dando respuesta a las preguntas de los visitantes. Un cliente potencial que busca información sobre la oferta educativa del centro querrá conocer las líneas educativas y la metodología que usa la institución, pero no estará interesado en leer la legislación completa sobre el sistema formativo en España. Una efectiva forma para conseguir esta meta es plantear las preguntas habituales de los internautas y, a continuación, explicar las respuestas.
  • Con un lenguaje directo y cercano. De esta forma, el centro conseguirá conectar con el visitante, que sentirá que la web le está hablando directamente a él. A nivel práctico, es importante usar titulares y encabezados, redactar textos concisos con una idea por párrafo, emplear negritas para las ideas clave e incluir enlaces tanto internos como externos.
  • Contando historias. En los últimos años el storytelling está cogiendo fuerza como mecanismo para captar la atención de los clientes. Incluye casos de éxito de antiguos alumnos o valoraciones de padres y madres sobre el centro para humanizar la web. Así lo hace Brains International Schools, que incorpora en su página de inicio un vídeo con alumnos contando su experiencia en un proyecto de Filosofía, o el colegio Lope de Vega International School, que comparte en su parte inferior opiniones de distintas personas.
  • Aportando contenido extra. ¿Por qué no incluyes un blog dentro de la página? A través de entradas relacionadas con el ámbito escolar, el equipo directivo puede conseguir ‘enganchar’ tanto a las familias del alumnado como al resto del público objetivo, al tiempo que aportan actualidad a la web y generan contenidos para reforzar las campañas de marketing.

 

La página principal

Es el escaparate del centro educativo y, como tal, debe recoger una muestra de lo que la página web contiene. En concreto, los elementos fundamentales de la llamada home de una institución formativa son los siguientes:

  • La identificación del tema a simple vista. Inserta el nombre del centro en un lugar visible de la cabecera y no uses imágenes abstractas o genéricas en la portada. Si se trata de una escuela de música, muestra niños en clase de guitarra, no un estampado de notas musicales que puede asociarse con un cantante, una tienda de instrumentos o una sala de conciertos.
  • Un menú principal claro y visible en el que se indique cómo está estructurada la página web. Por ejemplo, se puede estructurar con pestañas relativas a la oferta educativa, una llamada zona alumnos u otra para docentes, además de los imprescindibles “Quiénes somos” y “Contacto”. Recuerda que cada sección del menú principal puede desglosarse en otras subsecciones, lo que permite mantener el contenido organizado. Comprueba, por ejemplo, cómo la página de Escola Pia Nostra Senyora permite ver prácticamente toda su estructura a simple vista.
  • Un formulario de inscripción o registro para recopilar los datos de los visitantes y poder realizar campañas de emailing posteriormente, puesto que no debemos olvidar que la web debe ir dirigida tanto a la actual comunidad educativa como a potenciales clientes.
  • Llamadas a la acción. Destaca los aspectos más relevantes o actuales del centro con llamadas a la acción: “Ven a conocernos”, para fomentar las entrevistas con potenciales clientes; “Solicita ya tu plaza”, si está abierto el plazo de inscripción; “No te pierdas…” para dar publicidad a las actividades extraescolares… son algunos ejemplos.
  • Los datos de contacto del centro educativo (teléfono, email, dirección, mapa de ubicación…), para facilitar la ampliación de información a los nuevos usuarios.
  • El acceso a las redes sociales. La gran mayoría de las plantillas ya incluyen estos botones, así que solo se trata de insertar los vínculos a los perfiles sociales del centro para fomentar la participación de los usuarios en los mismos.

Para organizar toda esta información, hay que seguir la regla de jerarquía visual, que establece que los ojos del visitante recorrerán la pantalla de arriba a abajo y de izquierda a derecha.

New Call-to-action