En otras ocasiones te hemos hablado de formas de poner a examen el centro, como la evaluación docente por parte del alumnado con el objetivo de determinar los puntos débiles de la docencia y aquellos aspectos que son valorados por los alumnos. Hoy, en cambio, queremos hablarte de otra modalidad que algunos centros tienen muy en cuenta y que podría ser útil también para el tuyo: las encuestas de satisfacción familias.

¿Cómo medir la satisfacción de las familias?

Entender qué opinión merece el centro a los padres y madres de los alumnos no es un proceso sencillo. Cuando se establecen reuniones con familias se puede tener una idea de la valoración de estas, pero no son datos que se puedan recoger de forma tan exacta como los que se obtiene de una encuesta.

New Call-to-action

Es por ello que algunos centros educativos han decidido incorporar un sistema (a través de formularios) para conocer la opinión de las familias. Uno de los retos en este tipo de iniciativas es obtener un alto nivel de participación.

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de hacer una encuesta de satisfacción a familias?

Encuestas de satisfacción familias

Cuando te hablábamos de las encuestas de evaluación docente del alumnado te decíamos que se suele pasar un día concreto del curso escolar, cuando este ya está avanzado. Este proceso se hace en horas lectivas en las que los alumnos se encuentran en el aula pero, ¿cómo puedes conseguir poner a disposición de las familias un formulario? Existen varias opciones:

  • Reunión de padres y madres: Una vez al año, también cuando el curso esté avanzado, puedes habilitar una fecha en la que los padres y madres asistan al centro. Es una buena ocasión para hablar del próximo curso, del avance de los estudiantes o incluso para pasar una encuesta de satisfacción a familias.
  • Traslado a través de los alumnos: Otra forma de poner estos formularios a disposición de las familias es hacerles llegar un documento a través de los propios alumnos, aunque en este caso corremos el riesgo de que la recogida se dilate en el tiempo o que no todos los padres y madres lo completen.
  • Aula virtual: Si tu web del centro cuenta con un área exclusiva para alumnos y familias puedes colgar la encuesta de satisfacción para que estas la completen. Al igual que en el punto anterior, corres el riesgo de que no todos los padres y madres lo hagan o de que la recogida se dilate en el tiempo. Además, puede que no todas las familias sean usuarias habituales de las nuevas tecnologías y no estén acostumbradas a esta forma de rellenar encuestas.

Las encuestas de satisfacción familias también pueden ser una buena forma de evaluación, aunque esta información no se centrará tanto en el ámbito docente, sino que incluirá cuestiones como la propia gestión del centro o la relación entre equipo directivo, profesores, familias y estudiantes.

Utilizar un sistema de este tipo tiene que responder a una necesidad concreta, por eso antes de nada te recomendamos que diseñes unos objetivos para saber qué tipo de información concreta necesitas.

New Call-to-action