La dirección educativa tiene un papel cada día más importante en el correcto funcionamiento de un centro ya que cada vez abarca más aspectos y asume más competencias. Como las funciones son numerosas vamos a poner de relieve 5 competencias  que son clave.

Competencias de la dirección educativa
Descarga la GUÍA gratuita para organizar una jornada de puertas abiertas

La incursión en el mundo formativo de elementos novedosos como la necesidad de captación de alumnado a través de acciones de marketing educativo y comunicación, las nuevas tecnologías, o la atención a la diversidad, que ganan protagonismo a pasos agigantados, provocan que la dirección de una escuela deba adquirir competencias que tal vez hace unos años no eran tan necesarias, pero hoy día son totalmente imprescindibles.

 

Liderazgo

Liderar proyectos y equipos es una competencia imprescindible de la dirección educativa. La persona que va a representar al centro, va a ejercer la jefatura del mismo, mediar en la resolución de conflictos, garantizar el cumplimiento de la normativa, impulsar la colaboración con las familias y otras funciones en las que poseer la cualidad del liderazgo es absolutamente necesaria. El desarrollo de esta competencia puede facilitar una mejor comunicación y capacidad para implicar a la comunidad docente al completo, se logra así un mejor enfoque y conocimiento de los objetivos marcados, se comparte la visión y los valores de la institución.

 

Capacidad de gestión

La dirección educativa de todo centro debe realizar una gestión eficiente de los recursos. En este sentido, debe controlar los gastos, realizar la contratación de todos los suministros, servicios y obras que deban realizarse, al igual que aquellos pagos que deban ser efectuados de acuerdo al presupuesto fijado por el centro. Encontrar nuevos recursos que permitan rentabilizar el centro, ofreciendo servicios atípicos y complementarios que optimicen la calidad y excelencia de la institución, sin incurrir en gastos superfluos.

 

Adaptación al cambio

Vivimos tiempos de constante cambio. Las nuevas tecnologías, las modificaciones constantes en materia de legislación, los cambios en los planes educativos, el logro de objetivos en la consecución del proyecto educativo, la aplicación de TIC, las técnicas de promoción y estrategias de marketing educativo que evolucionan a cada momento, los movimientos migratorios y los cambios en el modelo de familia tradicional, hacen que la dirección de un centro tenga que estar siempre atenta para adaptarse.

 

Capacidad para resolver conflictos

La dirección educativa de un centro debe mostrar una amplia capacidad para resolver conflictos. Por tanto, es básico mostrar la habilidad para la mediación y la toma de decisiones firmes y consensuadas. Es necesario conocer la legislación vigente para imponer las medidas disciplinarias que sean adecuadas a cada caso.  Y aprender y desarrollar las habilidades necesarias para la resolución de conflictos.

 

Promover la innovación educativa

La búsqueda y retención del talento es una labor importante que recae en los hombros de la dirección educativa del centro. Para ello, no siempre hay que buscar más allá de los límites de la escuela. Saber identificar y formar a los docentes y profesionales del entorno, y conseguir su implicación total con el proyecto educativo y los valores de la institución en un clima de crecimiento personal adecuado, es una tarea primordial.

Estas 5 competencias de la dirección educativa son hoy en día necesarias para gestionar un centro educativo de forma eficiente. Optimizar los recursos del centro, adaptarse al cambio y mantener una gestión capaz de ejercer el liderazgo son cuestiones esenciales para que la institución goce de buena salud.

Si deseas optimizar los beneficios de tu centro y atraer un buen número de matrículas, en un contexto adecuado, y ofreciendo una oferta formativa de calidad, no olvides que la profesionalización competencial de la dirección educativa. En este sentido ha pasado a ser una prioridad.

Guía práctica para organizar una jornada de puertas abiertas